viernes, 11 de marzo de 2011

Pasado, presente y el mañana.

Queda poco por decir cuando los echos hablan por si solos. Aunque en este caso, cuando los recuerdos y las fechas hablan por si solos. Queda poco que decir al poder recordar ese calvario de día... al recordar los nervios, la curiosidad, el querer saber... al recordar el lacito negro que nos acompañó todo el año. Poco que decir cuando aún recuerdo el minuto de silencio que tuvimos que guardar en el colegio, todos tan perfectamente callados, cada uno en su respectiva fila, pensando que habrá pasado con toda esa gente. Por todos aquellos que un simple día decidieron coger el metro para ir a trabajar, por los que iban a ver al amor de su vida, por los que iban a llevar a sus niños al colegio, por los que iban a airearse de los problemas. Por todos aquellos que se les cruzó el destino porque sí.
Por todas las personas que se quedaron en ese tren. Por todas las personas que tuvieron que empezar de nuevo. Por todas las personas de ese 11-M. Por ese Jueves 11 de Marzo de 2004. 
Siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario