lunes, 30 de enero de 2012

Puede que sea el mundo el que se equivoca.


Verás... Déjame decirte que las cosas, realmente, no son nada. 
Son lo que tu quieres que sean.
Una cosa tan simple como una flor, no adquiere un significado hasta que tú se lo das. 
Puede que para el mundo sea un ser vivo, pero para tí puede ser música. 
El arte, realmente, no es nada. 
El arte es lo que cada uno queremos que sea.
Nunca pienses que te estas equivocando, 
porque puede que sea el mundo el que viaja en sentido contrario.
Carpe Diem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario